Páginas

lunes, 7 de agosto de 2017

RESEÑA: Almas robadas - Emelie Schepp

SINOPSIS:


Cuando un alto funcionario de Inmigración es hallado muerto a tiros en su casa, no faltan los sospechosos, entre ellos su mujer. Nadie, sin embargo, espera descubrir la misteriosa huella de la mano de un niño en la casa de un matrimonio sin hijos. 



Jana Berzelius, una joven fiscal, es la encargada de instruir el caso. Brillante pero fría, al igual que su padre, un famoso fiscal, Berzelius no se deja impresionar por el histerismo de la viuda ni por las cartas amenazadoras que esconde la víctima. Jana es dura, distante, imperturbable. Hasta que aparece el niño… 



Unos días después del primer asesinato, en un desierto paraje costero es hallado el cuerpo sin vida de un menor y, junto a él, el arma que sirvió para matar a la primera víctima. Al asistir a la autopsia del pequeño, Berzelius descubre algo extrañamente familiar en su cuerpo cubierto de cicatrices y extenuado por la heroína: unas marcas grabadas en la piel que remiten inmediatamente al tráfico de menores y que desencadenan en Jana un alud de recuerdos acerca de su oscuro y aterrador pasado. Esas cicatrices, hechas con premeditada maldad, la conmueven en lo más profundo. 

Ahora, para proteger su pasado, Jana habrá de encontrar a la persona que se oculta tras los asesinatos antes de que lo haga la policía.


OPINIÓN:



Con esta novela regreso a la lectura del thriller nórdico.



Cuando me recomendó su lectura una de las dependientas del puesto de Harper Collins en la Feria del Libro, supe que me gustaría.

En esta novela, Emelie Shepp nos presenta una estructura diferente en cuanto a los crímenes se refiere.

Ya no es solo la aparición de la víctima, sino toda la red de intrigas y asesinatos que la envuelven. 

En esta novela, en la que se mezclan el pasado y el presente, el lector va por delante de la policía, y aun así, Emelie Schepp logra crear intriga, queriendo el lector conocer más acerca de todos los personajes y lo que con ellos sucede.

La historia está bien narrada y estructurada, y resulta una idea original dentro del género. El lector intuye lo que ocurre, pero no conoce la totalidad de los detalles.

También me ha gustado el hecho de que no haya un protagonista al uso. Aquí, cada uno de los personajes tiene sus fallos y defectos muy bien definidos, y es precisamente esa parte oscura de ellos lo que destaca. Ninguno de estos personajes podría considerarse un ejemplo a seguir. Resulta difícil encariñarse de ellos.

Este tipo de personajes quiero destacarlo como algo positivo, ya que las personas reales no son perfectas. ¿Por qué nos empeñamos en crear o buscar personajes que son casi perfectos? Eso los hace más irreales e inalcanzables. Estamos compuestos por nuestros defectos y nuestras virtudes, y eso es precisamente lo que nos hace únicos e interesantes. Gracias, Emelie Schepp por crear personajes “reales”.

Todos los personajes están bien diseñados en su complejidad, y no resultan planos. Pese a que la autora no se detiene en exceso en ninguno de ellos (salvo en Jana, a la que da más importancia), sí que se puede apreciar una evolución.

La protagonista principal sería Jana Berzelius, fiscal del distrito y con un oscuro pasado que intenta recordar. Ni siquiera ella entiende bien lo que le ocurre, y ese afán por encontrar respuestas la lleva a dificultar una investigación que debería ayudar a resolver.

Su rival sería Mia Bolander, una agente de policía que la detesta. Una mujer en exceso competitiva e impulsiva, que da demasiada importancia a las pertenencias materiales. Irresponsable en exceso, nunca logra llegar a fin de mes, a pesar de tener un buen sueldo.

El resto de personajes resultan secundarios en la historia, pero son importantes para su desarrollo. 

Contrariamente a lo que pueda parecer en un principio, la historia no resulta previsible. Es cierto que el lector intuye muchas de las respuestas desde el inicio, pero no todo el transcurso o solución de los acontecimientos. 

Una historia que denuncia el tráfico de personas y las barbaridades a las que se puede llegar a someter a otro ser humano.

Con un final abierto pero autoconclusivo, el lector puede decidir cuál es el final de Jana y sus compañeros.

¿Habrá una segunda parte? De ser así yo, sin duda, la leería.



Aquí os dejo los enlaces de compra por si os animáis a leer la novela: 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por leerme!
Si has llegado hasta aquí no te marches sin dejar un comentario.